BEBIENDO TU RECUERDO




Las lágrimas que derramaste un día
adheridas las llevo en mi retina
mis ojos que ahora son tus ojos
las  beben gota a gota cada día.

Te observo en la penumbra
transformado en ser de luz
y digito esa tu sonrisa con donaire,
a mi alma marchita que florece
en un mundo de perpetuas primaveras.

Y me bebí tus lagrimas
y me adherí a tu piel
como tentáculo que hecha raíces en el corazón
renaciendo en un verde esperanza cada mañana.

Y me bebí tu aroma
aquellas garatusas que en tus brazos
devolvieron dicha dejando atrás la agonía
bebiéndonos las sales de la sábula
que dejó aquel verano consagrado en mi memoria.

Y te preciso todo
cuando mi cuerpo reclama cada beso de tu boca
cierro mis ojos y me bebo extenuada tu recuerdo.


Autora: Ma. Gloria Carreón Zapata.

Comentarios

Entradas populares